Castillos en el aire.

Haz una lista de todas las cosas en las que soñaste convertirte desde que eras muy pequeño/a (bombero, astronauta, doctor, bailarina, millonario, ninja, etc.) Escríbelo libremente, será sólo algo que quedará entre tú y un pedazo de papel, procura que no se te escape ningún sueño por muy ingenuo que pueda parecerte en este momento.

 

Reflexión:

Volver a conectarnos con nuestros sueños nos permite mostrar a ese niño/a que llevamos dentro, nos da un sentimiento de autenticidad, libertad, alegría. Que el adulto que ahora eres impulse los grandes sueños con los que ese niño/a se ilusionaba y redescubra los pequeños detalles que le daban magia a la vida.

Captura de pantalla 2015-03-18 a las 10.50.55

 

Deja un comentario